Cada vez son más los que se lanzan a abrir un comercio electrónico. Todos hemos sido testigos de su auge y crecimiento en los últimos años. Es por ese motivo que la Unión Europea pone mucho énfasis a adaptar su marco jurídico para todos los país miembros de la UE.

Y es que según datos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) publicados a inicio de este año, el comercio electrónico en España obtuvo alrededor de 12.000 millones de euros en el segundo trimestre de 2019 en España.

De esta forma, la Unión Europea se puso como objetivo la adaptación del marco jurídico para optimizar la recaudación y así combatir el fraude en el sector. Así pues, en 2019 entró en vigor el primer paquete de medidas pensadas para ello. A su vez, se estima que el segundo paquete de reformas llegue en enero de 2021.

Por su parte, las novedades que vendrán en 2021 están centradas en la mejora de la tributación del IVA. Además, ponen su foco también en facilitar y limitar la carga administrativa de los operadores económicos. En especial, se pondrá más atención en las microempresas que desarrollen su negocio en toda la Unión Europea.

Para que esto sea posible, se armoniza el umbral de ventas a distancia y se establece uno común a todos los países de la Unión Europea por 10.000, a partir del cual se tributará en el país de destino.

A partir de 2021, las empresas podrán ingresar el IVA en su país de origen y encargarse del reparto del mismo al resto de países de la Unión Europea.

Cabe destacar que este sistema ya existe desde el año 2015 para los servicios de telecomunicaciones, radiodifusión, televisión y servicios prestados por vía electrónica.

Por último, destacar que la Comisión Europea ha decidido eliminar la exención por importación de bienes de escaso valor y que estaba fijada en 22 euros.

Share This