El próximo 16 de junio entrará en vigor la Ley 5/2019, de 15 de marzo, reguladora de contratos de crédito inmobiliario (llamada impropiamente <nueva ley hipotecaria>), al haber sido publicada en el BOE del pasado sábado 16 de marzo y establecer un período de tres meses para su entrada en vigor (vacatio legis).

La regulación de estos contratos es relevante para la seguridad jurídica y estabilidad económica, además de un instrumento de cohesión social. Su objetivo es garantizar un régimen jurídico seguro, ágil y eficaz que proteja las operaciones.

La Directiva de la Unión Europea a la que da cumplimiento puso de manifiesto una serie de problemas que sufren los mercados hipotecarios de la Unión Europea en relación con la concesión y contratación de préstanos. De esta forma, la ley establecerá un régimen de protección a los consumidores que tengan la condición de prestatarios o avalistas en préstamos garantizados mediante hipoteca sobre bienes inmuebles de uso residencial.

La ley regula normas de transparencia e impone obligaciones a los prestamistas e intermediarios financieros y establece un régimen sancionador para los incumplimientos.

Entre los aspectos más novedosos de la ley se establece una regulación detallada de la fase precontractual. Se trata de garantizar que el prestatario tenga toda la información que sea necesaria para que pueda entender la carga económica y jurídica del préstamo a contratar, en cumplimiento de las obligaciones de transparencia.

Descargar el documento en el siguiente enlace:

https://www.boe.es/diario_boe/txt.php?id=BOE-A-2019-3814

 

 

 

Share This