La tecnología, la globalización o  las nuevas necesidades de los clientes han llevado al abogado y despachos de abogados a dar un giro de 180 grados a su trabajo. Según recoge el informe del Foro Económico Mundial, las habilidades más relevantes para el mercado profesional de cara al 2022 son; el pensamiento analítico e innovación, el aprendizaje activo y estrategias de aprendizaje, así como la creatividad, originalidad e iniciativa. Quienes ya llevan una carrera de largos años deben adaptarse, pero aquellos que aún están en las universidades tienen que adquirir estas habilidades a lo largo de sus estudios de Derecho

La innovación es clave para poder adaptarse a las nuevas necesidades jurídicas existentes donde la tecnología cobra un gran protagonismo. Y es que el perfil del abogado ha cambiado de forma significativa, no sólo en los aspectos del ámbito de su actuación sino también en el propio perfil competencial y en las habilidades requeridas para ejercer la profesión.

Es por ese motivo que suena con fuerza la palabra Legaltech, muy unida a los despachos de abogados. Este concepto no es otra cosa que la tecnología y sus herramientas aplicadas a la prestación de los servicios legales. El Legaltech tiene como objetivo ayudar al profesional y al consumidor en cuanto a la experiencia e inmediatez respecto a los servicios tradicionales.

Se trata pues, no sólo de cambiar un software, ordenadores o las herramientas tecnologías, sino de cambiar una dinámica de trabajo de forma completa para adaptarse a las necesidades, cada vez, más globalizadas de los clientes.

Share This