El nuevo Reglamento General de Protección de Datos conlleva nuevas obligaciones para las empresas que tratan datos personales, pero, ¿cómo afectan estos cambios a las apps? ¿Cómo se regula el desarrollo de aplicaciones y cómo lo van a afrontar las empresas desarrolladoras de estas tecnologías?

1-Consentimiento tácito: desde ahora se debe pedir a los usuarios el consentimiento tácito. La mera inacción o la no oposición en un plazo determinado ya no serán válidos. De la misma forma desaparece también el consentimiento supeditado, es decir, que la prestación del servicio dependa de ese consentimiento sin ser necesario.

2-Control de fallos de seguridad: la seguridad en las apps debe primar y ser controlada. Así pues, se establece la obligación de notificar si hay una violación de seguridad de los datos personales de usuarios, no puede tardar mas de 72 horas.

3-Nuevo derechos: a los actuales derechos ARCO, aceptación, rectificación, cancelación y oposición se añaden ahora el derecho al olvido y la portabilidad de datos.

4-Establecer una finalidad para los datos: se debe explicar y dejar claro al usuario cuál es la política de privacidad de la empresa, dónde se van a guardar esos datos, su finalidad y el plazo de conservación de los mismos.

Como consecuencia de todo ello, aparece un nuevo concepto: ‘privacidad desde el Diseño’ o Privacy by Design. Éste consiste en tener en mente las leyes de privacidad y protección de datos desde la fase primaria del desarrollo hasta el diseño de una app o cualquier otro tipo desarrollo tecnológico.

 

Share This